domingo, 6 de mayo de 2007

“Manifiesto por la Vida y Sustentabilidad"

Ese es el título que recibió el documento presentado el 22 de marzo por el Instituto Brasileño de Protección Ambiental (PROAM), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y Fundación Metropolitana. El Manifiesto alerta sobre la deforestación del Amazonas y sus consecuencias sobre la región.
www.clarin.com

La Organización de Naciones Unidas (ONU) instituyó al 22 de marzo como el “Día Mundial del Agua” , con el propósito “de promover entre el público la conciencia de la importante contribución que representa el aprovechamiento de los recursos hídricos al bienestar social, así como su protección y conservación”. Esa significativa fecha, fue la elegida por el Instituto Brasileño de Protección Ambiental (PROAM), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) – Comité Brasil, y la Fundación Metropolitana, para presentar un “Manifiesto por la vida y Sustentabilidad de América del Sur” que alerta sobre los efectos de la deforestación de la Selva Amazónica. El Manifiesto, que contó con la adhesión de organizaciones sociales y ambientales de Argentina y Brasil, será entregado a distintos gobiernos de la región.

La presentación tuvo lugar en San Pablo, Brasil, y contó con las exposiciones de Carlos Bocuhy (PROAM – Instituto Brasileño de Protección Ambiental), Haroldo Mattos de Lemos (PNUMA – Comité Brasil), Pedro Del Piero (Fundación Metropolitana), además de otras voces autorizadas en materia ambiental. En el cierre, se leyeron los argumentos propuestos en el Manifiesto y las organizaciones que adhirieron a la iniciativa. De Argentina, se sumaron Fundación Ambiente y Recursos Naturales, Asociación “Vecinos de la Boca”, Fundación Hospital Argerich y Fundación ProTigre y Cuenca del Plata. Por parte de Brasil, adhirieron más de 70 organizaciones, entre las que puede destacarse la Federación de las Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), el Sindicato de Trabajadores del Aguas y Saneamiento de San Pablo, la Defensoría del Pueblo, y la Asociación de Abogados de San Pablo, además de ONGs ambientales.

Los promotores de la Jornada alertaron sobre los efectos de la deforestación de la Selva Amazónica sobre los recursos hídricos de la región. La principal consecuencia tiene que ver con la alteración del régimen de lluvias, lo que puede repercutir en la disminución de los reservorios acuíferos que abastecen a los aglomerados urbanos. El Amazonas es la principal selva tropical del mundo, que en los últimos tiempos está cediendo superficie a causa de la tala indiscriminada. De hecho, se estima que entre 2003 y 2004 fueron destruidas 26.130 km2 de selva1, una superficie varias veces mayor a la que ocupa, por ejemplo, la metrópolis Buenos Aires.

En el documento “Ríos voladores”2 que acompañó la convocatoria previa del Manifiesto, Bocuhy, de PROAM, se extendió sobre las características del fenómeno: “La deforestación del Amazonas reduce los volúmenes del vapor del agua que la vegetación local libera en la atmósfera y, si continúa, llegará a una escala que afectará el transporte de humedad hacia la Cuenca del Plata”. El presidente de PROAM agrega en el texto: “Con menos humedad, las lluvias disminuirán en la región sudeste o como señaló el experto José Marengo (del Centro de Previsión del Tiempo y Estudios Climáticos de San Pablo) lo más probable será la alteración de la distribución de lluvias, las cuales se darán más esporádicamente y con mayor intensidad , suceso que puede ser trágico para una ciudad como San Pablo. El drenaje superficial de las intensas lluvias hacia el océano y los veranos prolongados, asociado al incremento de la temperatura media, pueden llevar al vaciamiento de los reservorios del sudoeste (...) además del aumento del consumo de agua y energía, con consecuencias devastadoras para los ecosistemas de producción de agua ”.

En la presentación del Manifiesto, Pedro Del Piero, presidente de la Fundación Metropolitana se explayó sobre las consecuencias en la Cuenca del Plata . “Desde nuestra metrópolis Buenos Aires, levantamos también nuestra preocupación. Durante el siglo XX las precipitaciones aumentaron 350 milímetros por año. O sea, se dio una variación de un 30% y con proceso creciente, es decir, acelerado sobre el final del período. Este fenómeno impacta en suelos que han perdido escurrimiento por la mancha urbana y en un área donde los vientos modificaron su comportamiento aumentando el “efecto lago” que sufre el estuario cuando los vientos del sur, al impedir el escurrimiento hacia el océano, terminan provocando elevación de niveles del Río con las consiguientes inundaciones que penetran en la ciudad”.

Además, Del Piero advirtió sobre la desidia política en torno al desmonte de los bosques argentinos: “Denuncio que en el Congreso de mi país hay frenado, congelado, un proyecto de Ley de ‘Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental del Bosque Nativo’ destinado a frenar los desmontes hasta tanto las provincias realicen un ordenamiento territorial que garantice su uso sustentable. Paradójicamente se dice que son los legisladores de las provincias más desmontadoras quienes presionan frenando esta ley.”

Como cierre, Del Piero se refirió a los objetivos del Manifiesto: “Finalmente, teniendo en cuenta lo dicho, es nuestro menester como parte de la sociedad civil organizada subrayar el reclamo a nuestras autoridades por un verdadero ejercicio de autoridad que ponga coto al mal trato ambiental. Si no lo hacen, no será posible”.
El Amazonas es el mayor bosque primario del planeta y presenta la mayor biodiversidad con aproximadamente 60 mil especies de plantas y animales . Recorre principalmente Brasil, pero también los países de Guayana, Venezuela, Colombia, Suriname, Guayana Francesa, Ecuador, Perú y Bolivia. Su superficie de 1.558.987 km2 lo transforma en uno de los principales “pulmones” del planeta. El nombre de "Amazonas" es de origen indígena y viene de la palabra “amassunu”, que significa "ruido de agua, agua que retumba"3.

Su clima es muy húmedo, lo que lo hace generador de corrientes de aire con alta cantidad de vapor de agua, las cuales en sus recorridos afectan a toda la zona sur del continente. Estas masas húmedas participan del proceso de regulación de lluvias en toda la región. Con la reducción del Amazona, la consecuente disminución de la humedad repercutiría alterando los períodos de precipitaciones. De esta manera, la deforestación del Amazonas, combinado con otros fenómenos como la corriente oceánica “del Niño”, o procesos ya propios de la Cuenca del Plata como la sudestada, podrían derivar en intensas lluvias que, al superar la capacidad de escurrimiento de los sistemas pluviales, generen inundaciones.

De esta manera, la convocatoria del “Manifiesto por la Vida y Sustentabilidad de América del Sur”, apunta a concientizar a la sociedad y a los gobernantes sobre los peligros asociados a la tala del Amazonas. La adhesión de las organizaciones aumenta el nivel de consenso y le otorga más fuerza a la iniciativa. En definitiva, se trata de pensar intervenciones humanas que garanticen la supervivencia de la vida en el planeta a las futuras generaciones.

Descargar en formato PDF, la nota completa:
http://www.metropolitana.org.ar/idm/pdf/idm_36/nota_01.pdf

1 Ver el documento que acompañó la presentación del Manifiesto.
2 La convocatoria al Manifiesto fue acompañada por distintos documentos con diagnósticos y propuestas sobre la Selva Amazónica. Entre ellos, se encuentra “Ríos Voladores”, en referencia a las corrientes húmedas, y un análisis del experto brasileño José Marengo, del Centro de Previsión del Tiempo y Estudios Climáticos de San Pablo. A quienes les interesen los documentos, pueden comunicarse a Fundación Metropolitana: info@metropolitana.
3 http://www.portuguesonline.com/argentina/turismo_estado_amazona

Un tercio de la población de las ciudades vive sin agua limpia

El informe de Worldwatch Institute sobre ‘El Estado del Mundo’ afirma que 1.000 millones de personas en las ciudades viven sin acceso a servicios básicos. Sin embargo, sólo el 4% de la ayuda al desarrollo se invierte en zonas urbanas.

Redacción / EP (29/03/2007)
Más de 1.000 millones de personas que viven en la ciudad, un tercio del total, lo hacen sin agua limpia, según el informe Estado del Mundo 2007: nuestro futuro urbano, publicado por la organización Worldwatch Institute y que se presentó el miércoles 28 en Barcelona.

El informe revela que 1,6 millones de residentes urbanos mueren cada año por falta de saneamiento y calcula que más de la mitad de las 1.100 millones de personas que se añadirán a la población mundial hasta el 2030 vivirán en barrios marginales sin los servicios básicos como agua potable, vivienda digna o letrinas cercanas.

Según WorldWatch Institute, hace décadas la mayor parte de la población se concentraba en las áreas rurales, pero el aumento de población urbana ha sido tan elevado que durante el próximo año la gente que vive en las ciudades será más del 50% de la población mundial. Esto es preocupante porque, advierte el informe, las ciudades ocupan sólo el 0,4% de la superficie terrestre y son las principales responsables de las emisiones de carbono a la atmósfera.

A pesar de estos datos, del año 1970 al 2000, la ayuda urbana en todo el mundo supuso unos 60.000 millones de dólares, lo que supone sólo un 4% del total de los 1.500 billones de dólares destinados a asistencia al desarrollo.

El documento, que analiza las principales ciudades para poder afrontar la pobreza mundial y el cambio climático, evalúa cada año aquellos indicadores ambientales que muestran el comportamiento del planeta, caracterizado por una urbanización creciente, ya que en los últimos 50 años, la población urbana se ha multiplicado por cuatro.

Las ciudades ocupan sólo el 0,4% de la superficie terrestre y son las principales responsables de las emisiones de carbono a la atmósferaPara los próximos años, los expertos avisan de la consolidación del aumento de los residentes urbanos en África y Asia. De hecho, en el continente africano la urbanización ha sido identificada como el segundo problema más grande, después del VIH/Sida.

“Para un niño de un barrio marginal, las enfermedades y la violencia constituyen una amenaza cotidiana, mientras que la educación o la sanidad no son más que una lejana esperanza”, afirma la directora del informe de este año, Molly O'Meara, que explica que la solución está en manos de la clase política, que debe "aumentar las inversiones, sobre todo en educación, asistencia primaria e infraestructuras".

Asimismo, El Estado del Mundo 2007 destaca buenas prácticas que en estos momentos se llevan a cabo en varias ciudades de todo el mundo y que lideran un cambio hacia un futuro sostenible. En Karachi (Pakistán), por ejemplo, una iniciativa ha habilitado una red de alcantarillado que beneficia a cientos de miles de viviendas pobres en barrios del extrarradio y que, como se ha llevado a cabo con la colaboración de los vecinos, ha costado una quinta parte de lo que hubiera cobrado la empresa oficial. En Freetown (Sierra Leona), en cambio, gran parte de la población cubre muchas de sus necesidades gracias a la agricultura urbana.

Más información:
Worldwatch Institute
Centro Unesco en Cataluña

Canal Solidario-OneWorld 2007

martes, 3 de abril de 2007

Las inundaciones en la Ciudad de Buenos Aires son provocadas

Buenos Aires se inunda ante cada lluvia copiosa. La ciudad colapsa y miles de vehículos quedan imposibilitados de seguir su camino, cientos quedan flotando, las cámaras transformadoras de corriente eléctrica quedan anuladas, miles de vecinos quedan sin electricidad, hay calles que se convierten en ríos. La ciudad se paraliza.

Los funcionarios dicen que eso se debe a las maldades de la madre naturaleza, a que los vecinos sacan la basura fuera de hora o que los adversarios políticos se dedican a tapar lo sumideros para provocar el caos. Por su parte, algunos de esos adversarios políticos aventuran que el oficialismo no ha hecho todas las inversiones necesarias en infraestructura y que no se ha cumplido con las megaobras proyectadas para acabar con "el flagelo de las inundaciones".

La realidad es que los vecinos y circunstanciales ocupantes de la ciudad son convidados de piedra ante un escenario preparado para que se produzcan esas inundaciones. Los funcionarios y "los emprendedores" inmobiliarios lo vienen preparando desde hace muchos años; los vecinos, desde entonces, están tratando de pararlos.

¿Qué ha sucedido en BsAs en los últimos 50 / 60 años para qué cada vez sean más graves las consecuencias provocadas por una lluvia copiosa? Sucedió lo siguiente:

a) se prolongó, hasta en más de 500 m de su lugar original, la desembocadura de los cinco arroyos que desaguan sobre el Estuario del Plata (mal llamado río).

b) se impermeabilizó la mayor parte de la entonces superficie absorbente de la ciudad con nuevas construcciones.

c) se redujo sensiblemente la cantidad de espacios verdes, tanto públicos como privados.

d) se construyeron edificios en altura indiscriminadamente en casi toda la ciudad, pero principalmente en las zonas cercanas a la costa (Puerto Madero, microcentro, Retiro, Recoleta, Palermo, Belgrano, Núñez).

e) en la normativa constructiva de las zonas más densamente pobladas se eliminó la obligatoriedad de mantener el pulmón de manzana absorbente.

f) por obra de sucesivas repavimentaciones, el nivel de las calzadas ha sido elevado ostensiblemente.

g) existen barreras físicas, que separan zonas inundables de terrenos absorbentes.

h) los conductos de desagote pluvial que conducen hacia los arroyos entubados, quienes finalmente desaguan en el estuario, transportan también líquidos cloacales y efluentes industriales.

¿Cuál es el efecto de esta permisiva intervención sobre el cuerpo vivo de la Ciudad? ¿Cómo influye cada una de estas circunstancias, potenciando los efectos de una lluvia?

a) los arroyos de llanura, como lo que atraviesan la Ciudad de BsAs, y que entubados han sido convertidos en pluvioductos, tienen muy poca pendiente y por lo tanto poca velocidad de escurrimiento. Si alegremente se prolonga su desembocadura con rellenos sobre la costa, el escurrimiento de las aguas se retarda sensiblemente (a mayor alejamiento de la costa original, mayor tiempo de desagote de los conductos). La costa de la Ciudad ha sido rellenada históricamente en una superficie que casi llega a los 40 Km cuadrados y la desembocadura de los arroyos ha sido prolongada hasta en 500 m. Este tipo de tareas continúa en la actualidad para ejecutar las ilegales obras de ampliación del Aeroparque Jorge Newbery.

b) el auge de la construcción en propiedad horizontal, ya sea entre medianeras o en edificios de perímetro libre (torres), eliminó la existencia de terrenos privados absorbentes.

c) durante el siglo XX se redujo la cantidad de espacios verdes públicos en más de 50 hectáreas. Esto, además de ser un perjuicio directo a la población porque se le eliminó la posibilidad de su disfrute, se constituyó en una sensible pérdida de superficie absorbente.

d) las fundaciones de los edificios en altura implican excavaciones muy profundas que sobrepasan largamente las dos primeras napas de agua. Es a través de estas napas, que los terrenos aún absorbentes acumulan el agua y la envían al estuario. La red de bases de hormigón construidas, constituyen -subterráneamente- un verdadero dique a la evacuación de las aguas de lluvia, retrasando y muchas veces impidiendo el escurrimiento.

e) Los códigos indicaban la existencia de un "pulmón de manzana absorbente". Esta obligación dejó de existir y desde hace muchos años se permite construir planta baja y primer piso en cada parcela, perdiendo así, el pulmón de manzana, su condición de permeabilidad.

f) las calles de la ciudad estaban empedradas en un nivel por lo menos 20 cm por debajo de la vereda. Las sucesivas pavimentaciones y repavimentaciones sobre el adoquinado original ha invertido esa relación; las calles (salvo la cuneta de hormigón) han quedado más altas que las veredas, facilitando así la inundación inmediata de estas.

g) los largos y continuos paredones que rodean los antiguos predios ferroviarios siguen existiendo, a pesar de que su eliminación haría desaparecer una barrera física entre el agua de las zonas inundadas y un gran sector de superficie absorbente.

h) una parte significativa de la sección útil de los pluvioductos, es utilizada desde hace más de veinte (20) años por líquidos cloacales y efluentes industriales no tratados, ya que la red cloacal está colapsada desde entonces y no existen plantas de tratamiento de efluentes. Esto hace que, no sólo se reduzca la posibilidad de evacuación rápida de las aguas de lluvia, sino que estos líquidos altamente contaminados, descarguen "en crudo" en nuestro ya contaminado estuario.

Todo esto es sabido y reconocido por profesionales y técnicos de diversa extracción, pero dirigentes políticos y funcionarios siguen proponiendo megaobras de transporte, almacenamiento y evacuación de aguas de lluvia (como el peligroso proyecto de los túneles aliviadores del Maldonado) que significan gastos extraordinarios -aún con endeudamiento externo- pero sin contemplar la posibilidad de parar de construir, parar de impermeabilizar y ejecutar proyectos vecinales como son los de generar nuevas tierras absorbentes en los predios que son del dominio público del Estado Nacional dentro de la ciudad -ferroviarios, militares, ex Mercado de Hacienda, etc. que suman más de 300 hectáreas- y construir un lago regulador sobre la ex playa ferroviaria de Palermo.

Arq Osvaldo Guerrica Echevarría
APEVU - Asamblea Permanente por los Espacios Verdes Urbanos
apevu@yahoo.com.ar - blog: www.apevu.blogspot.com

martes, 23 de enero de 2007

Falleció la Arquitecta y Planificadora Urbana y Regional Nené Arcioni

"El sábado pasado falleció la Arquitecta y Planificadora Urbana y Regional Nené Arcioni, amiga y maestra de muchos de nosotros.

Una mujer de carácter fuerte y corazón entrañable. Gracias a ella dediqué mi vida al planeamiento, fui su discípulo y docente de su cátedra por casi quince años..

Persona de enorme brillantez y gran vuelo poético, escondida en un cuerpo esbelto dejó la sensación de que era posible luchar y obstinarse por una idea, la de un mundo mejor.

Siempre extrañaré su humor irreverente, sus bellos ojos azules y sus manos aristocráticas.
Hemos perdido un ser paradojal, inteligente y apasionado, perfil que el planeamiento necesita contar en sus filas.

Por Nené un brindis final y un abrazo eterno, un amigo de siempre Dardo Becerra".

Comisión Directiva AAPUR